Comparte con tus amigos










Enviar

A pesar de que una norma expedida por el Gobierno anterior dictaba que estos parafiscales debían retenerlos las empresas de forma directa a partir de junio del 2019, los ministerios de Salud, Hacienda y Trabajo preparan un decreto en el cual ampliarían el plazo de entrada en vigencia de esta medida hasta junio del 2020.

En el proyecto de decreto que alistan estos 2 ministerios se detalla que “la implementación de la retención y giro de los aportes al Sistema de Seguridad Social Integral implica para las administradoras del Sistema efectuar desarrollos y ajustes en sus procesos operativos y sistemas de información para el recaudo y la imputación de los pagos”, que aún no tendría listos.

Estos cambios tienen corriendo a las entidades públicas, teniendo en cuenta que deben incurrir en ajustes en los sistemas de presupuesto, tesorería y contabilidad; parametrización de la contratación y pagos; “conllevando para algunas entidades la necesidad de contratar con terceros los ajustes necesarios a sus sistemas, lo cual en algunos casos podría requerir adelantar procesos licitatorios, todo lo cual genera altas cargas operativas”, reza la norma en estudio.

Por el lado del sector privado la cosa parece similar, ya que una de las consideraciones para expedir esta norma sería la petición de varios gremios, que le han informado al Gobierno que “la retención podría implicar un esfuerzo excesivo y altos costos administrativos para el contratante”.

Así las cosas, la retención y giro de los aportes al Sistema de Seguridad Social Integral solo cobraría vigencia a partir de junio del 2020, mediante la modalidad electrónica de la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila).

Comparte con tus amigos










Enviar