Comparte con tus amigos










Enviar

Las incapacidades laborales representan un gran impacto para las empresas que a su vez revelan el porcentaje de ausentismo y que indirectamente afectan la productividad laboral. Sin embargo, la Corte Constitucional toma lugar en la discusión con respecto al pago de las incapacidades, y argumenta que un empleado no puede ser obligado a enfrentar por un lado el hecho de una enfermedad y por el otro el verse forzado a recuperarse rápidamente para su reintegro inmediato y así justificar su sueldo.

La Corte Constitucional, afirma que el pago de las incapacidades médicas no tiene que ser subordinado a un sinfín de trámites que al final resultan innecesarios, ya que según los magistrados, esto supone un atentado contra el principio de presunción de buena fe.

El no pago de una incapacidad médica atenta contra un derecho de carácter laboral. Además, este puede vulnerar otras garantías de una vida digna, ya que la persona se ve forzada a interrumpir su licencia de recuperación para continuar con sus responsabilidades laborales y asegurar un ingreso monetario. La Corte expuso que “el trabajador tiene derecho a que se le retribuyan sus servicios pero también a que se le otorgue justo trato durante el tiempo en que permanece involuntariamente inactivo por causa de perturbaciones en su salud”.

Existe una obligación legal que respalda el cubrimiento oportuno de las incapacidades médicas por enfermedad general, el Sistema General de Seguridad Social en Salud se harán cargo de los respectivos empleadores las prestaciones económicas correspondientes a los dos (02) primeros días de incapacidad laboral originada por enfermedad general y las Entidades Promotoras de Salud a partir del tercer (3) día y de conformidad con la normatividad vigente. (Parágrafo 1, Articulo 3.2.1.10 Decreto 780 de 2016)

En caso de incapacidad ocasionada por enfermedad no profesional, el trabajador tiene derecho al auxilio monetario, hasta por 180 días así: las dos terceras (2/3) partes del salario durante los primeros 90 días y la mitad del salario por el tiempo restante. En el caso de salario variable, aplicable a trabajadores que no devenguen salario fijo, se tendrá como base el promedio de los 12 meses anteriores a la fecha de inicio de la incapacidad, o todo el tiempo si este fuere menor. (Artículo 227 del Código Sustantivo del Trabajo). La Sentencia C – 543 de 2007 de la Corte Constitucional enunció:  “EXEQUIBLE el artículo 227 del Código Sustantivo del Trabajo, por los cargos formulados, y en los apartes demandados, en el entendido que el auxilio monetario por enfermedad no profesional no podrá ser inferior al salario mínimo legal vigente”.

Las incapacidades médicas no pueden violentar ni tampoco clausurar un contrato de trabajo, el cual permanece vigente durante el tiempo necesario de ausencia médica justificada, el desacato de esta orden implica diferentes consecuencias jurídicas.

 

Comparte con tus amigos










Enviar