Comparte con tus amigos










Enviar
Interseguridad

Los portadores de armas de fuego deben tomar medidas para proteger a terceros.

El porte de arma de fuego implica responsabilidades excepcionales -tanto legales como morales- que involucran tanto a quien la lleva consigo como a los que lo rodean, debido a que su uso está sujeto a leyes y manipularla implica riesgos para la integridad física.

Los profesionales de la seguridad integral deben tener bien claros estos conceptos, a fin de que desempeñen su trabajo eficientemente y no se involucren en situaciones en las que el arma de fuego resulte responsable de accidentes y genere consecuencias legales. 

Para tal fin, presentamos algunos consejos por parte de expertos en seguridad integral para el manejo de armas de fuego, con el objetivo de identificar las situaciones en las que se hace necesario su uso y en las que sería contraproducente involucrarla.

1. Estudie la legislación vigente que rija el porte de armas de fuego

Cada país se rige por leyes expeditas relacionadas al porte de armas de fuego, dependiendo de su visión sobre la seguridad ciudadana o de los índices de conflictividad social que presente, porque es un tema que genera debate público y es altamente sensible.

En Colombia, según decreto 2362 de diciembre de 2018, se prohíbe el porte de armas de fuego en todo el territorio nacional, quedando excluidos de la norma casos en los que se autoricen tres permisos especiales, emitidos por el Ministerio de Defensa. Éstos son:

-Permiso de tenencia: Rige para mantener un arma de fuego en un inmueble declarado.

-Permiso de porte: Autoriza al titular a llevar consigo un arma de fuego.

-Permiso especial expedido para la protección de funcionarios extranjeros y misiones diplomáticas.

Aunado a esto, será necesario recibir capacitación profesional por parte de expertos en seguridad integral, para conocer ampliamente técnicas de uso y autoprotección, así como planes de acción que involucren personas de su entorno, pues será su realidad cotidiana.

2. Establezca un plan de acción en caso de situaciones peligrosas

Quienes se dedican a labores de seguridad integral están expuestos a situaciones de peligro diariamente, en las que resultan implicados delincuentes, por lo que en su capacitación profesional tienen que recibir instrucción teórica y práctica sobre su manejo efectivo.

Por tal motivo, presentamos situaciones hipotéticas y la actuación correspondiente:

-Si usted es sorprendido y sometido por un delincuente, y éste le descubre su arma de fuego de reglamento, hay gran posibilidad de que le dispare. Recuerde que al estar armado usted se convierte en una amenaza real e inminente para el criminal.

 -Busque cobertura con elementos cercanos y mantenga a distancia a su posible atacante. Con esta actitud decidida pocas veces tendrá que disparar con su arma de fuego. 

-En el caso de verse en la obligación de ejercer una legítima defensa, tenga en cuenta que esta acción acarreará al menos una detención preventiva y el decomiso del arma de fuego.

3. Entrénese en el uso cotidiano de armas de fuego

La mayoría de los accidentes por arma de fuego, tanto en el lugar de trabajo como en el hogar, se presentan debido a la falta de entrenamiento de quien la manipula, por lo que es necesario recibir instrucción oportuna. Estas son algunas sugerencias:

-Lleve siempre el arma de fuego en una funda adecuada, incluso cuando viaje en un vehículo. Se recomienda no guardarla en la guantera, entre las piernas o debajo del asiento. El arma de fuego es útil únicamente cuando está al alcance de la mano.

-Evite que terceras personas sepan que usted lleva consigo un arma de fuego. No la exhiba en público. No intente resolver acciones de orden público con su arma y deje que la policía se encargue de la situación. Recuerde que no es un superhéroe al estar armado.

-Permanezca siempre alerta en su jornada de trabajo de seguridad integral. Percibir situaciones de violencia y prevenirlos será mejor que desenfundar y disparar su arma.

-Tenga en cuenta que, en caso de presentarse un intercambio de disparos, cualquier persona -incluyéndose usted, su familia o sus compañeros de trabajo- puede resultar herida, por lo que, en vez de pensar en disparar, analice que su deber es protegerse.

Con estas recomendaciones, su trabajo en el campo de la seguridad será más eficaz, reducirá las probabilidades de sufrir accidentes laborales, sabrá cómo reaccionar ante escenarios de violencia y podrá neutralizar ataques que lo pongan en peligro.

Comparte con tus amigos










Enviar